jueves, 15 de noviembre de 2007

CUÁNDO SE PUEDE EXIMIR DE LOS EXÁMENES FINALES

Muchas veces los estudiantes desconocen cuando pueden eximirse, o las normas para eximirse de exámenes finales.


En realidad las normas son muy simples, según el Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes, un estudiante puede eximirse cuando:
  • ARTÍCULO 33.- ...En todas aquellas asignaturas ofrecidas en tres períodos y en las que se apliquen como mínimo dos pruebas por período, tendrá derecho a eximirse de realizar la última prueba del último período, aquel estudiante del sistema educativo formal y de los IPEC y CINDEAS que hubiese obtenido un promedio igual o superior a 90 en el primero y segundo períodos respectivamente y que, además, hubiese obtenido calificaciones de 90 como mínimo en cada uno de los otros componentes de evaluación de los aprendizajes durante el último período. La condición de eximido deberá comunicársele al estudiante beneficiado con, al menos, ocho días naturales de antelación a la realización de la prueba. A los estudiantes eximidos se les consignará una calificación de 100 en la prueba de la que se eximieron. En aquellas asignaturas en las que se aplica una sola prueba en cada período, no procede eximir a ningún estudiante.

Así que ya saben si tienen notas de 90 en el I y II período y además los primeros exámenes del III período y los trabajos extra clase igual, pueden ser eximidos del examen final.


lunes, 5 de noviembre de 2007

FRAUDE EN PRUEBAS

Hola! Si durante la aplicación de una prueba, un alumno solicita al docente que la cuida que le ayude con ciertas respuestas, este accede y dice una o dos en voz alta, ¿se debe repetir la prueba aunque los demás aleguen que ya la habían respondido o que no verificaron nada? Cual documento respalda la acción correcta a proceder?

Para poder responder la anterior pregunta, debemos determinar cómo se debe aplicar una prueba, según el Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes:

ARTÍCULO 25.- DE LA DEFINICIÓN DE LAS PRUEBAS.

“Tanto la prueba escrita como la oral deben ser resueltas individualmente. Además, estas pruebas y las de ejecución deben aplicarse ante la presencia de un docente o, en su defecto, ante el funcionario que el director designe.”

Para acciones fraudulentas se establece:

ARTÍCULO 31.- DE LA SANCIÓN POR ACCIONES FRAUDULENTAS EN LAS PRUEBAS DE EVALUACIÓN Y EN LOS TRABAJOS ESCOLARES.

“Cualquier acción fraudulenta comprobada de uno o varios estudiantes, cometida durante la administración de una prueba o durante la realización de trabajos escolares, en beneficio suyo o de otros estudiantes, implicará la calificación mínima de la escala (un punto) en esa prueba o trabajo escolar para todos los alumnos involucrados en la acción fraudulenta. En un plazo no mayor de tres días hábiles después de cometida la acción fraudulenta, el educador encargado de materia o maestro de grado, comunicará por escrito al estudiante y al padre de familia o encargado la acción adoptada y les informará de su derecho a acceder a la información respectiva.”

Si lo sucedido se realizó durante pruebas nacionales:

ARTÍCULO 104.- DE LAS ACCIONES FRAUDULENTAS EN LA REALIZACIÓN DE PRUEBAS NACIONALES.

“Si durante el desarrollo de una prueba nacional se sorprendiere in fraganti a uno o varios postulantes en la comisión de fraude, se suspenderá de inmediato el desarrollo de la prueba a él o los infractores, se les calificará la prueba con la nota mínima de la escala establecida en el artículo 6 de este Reglamento y se procederá a levantar un acta sucinta del hecho, que será firmada por el Delegado o Delegados.

Si con anterioridad a la administración de una de las Pruebas Nacionales el Delegado Ejecutivo correspondiente, tuviese conocimiento de indicios que hagan presumir el intento de consumar un fraude, que afecte en forma general la validez de la prueba, suspenderá la administración de ésta y establecerá comunicación, por la vía más rápida disponible, con la División de Control de Calidad y Macroevaluación del Sistema Educativo y actuará conforme con las instrucciones que esta División le gire.”

En el caso específico que nos atañe, el deber del docente era cuidar la prueba, y guiar a los estudiantes en su aplicación, lo cual no indica que deba brindar respuestas de la misma.

La primera falta fue cometida por el o la docente, en ese caso, dado que tenía que haber llamado la atención del o la estudiante que le solicitaba ayuda y hacerle ver que se encontraba en un examen y cuáles son las normas a la hora de la aplicación del mismo.

Por otro lado el responder en voz alta, hace que de una u otra manera todos se vean involucrados, especialmente si no dijeron nada en el momento de la aplicación o inmediatamente después de la misma, dado que no se puede determinar con exactitud quienes ya habían contestado las preguntas cuyas respuestas fueron expuestas por el profesor(a), al no poder brindar una prueba de inocencia, todos los alumnos deben aplicar de nuevo la prueba. (Aunque en un caso claro de fraude, no se brindaría una segunda oportunidad)

En una situación de estas, determinar el nivel de culpabilidad de cada uno es difícil, por lo que se debe optar por repetir la prueba, pues todos de una u otra manera “parecen ser culpables”, sin embargo, el Comité Técnico Asesor debe analizar todos los hechos para determinar cuál es la mejor decisión que se debe tomar.

Para poder analizar este caso con más profundidad tendría que contar con más datos, como:

1. El profesor(a) que aplicó la prueba era el docente de la materia?

2. ¿Cómo se evidenció la información del fraude?

3. Bajo qué circunstancias se aplicó la prueba.

4. ¿Hubo algún reclamo inmediato, por la exposición oral de unas de las respuestas?

5. Otros….

Es una situación delicada, y no se puede establecer con claridad una respuesta certera, a menos que se tengan claros todos los hechos que se dieron en el momento de la aplicación de la prueba.

Lo único que si queda claro es que el o la docente que expuso las respuestas, es el primero que tiene que responder ante su superior inmediato sobre los hechos sucedidos.