viernes, 5 de octubre de 2007

LAS ACCIONES CORRECTIVAS

En el quehacer educativo se producen una serie de circunstancias que hacen que los docentes se vean obligados, en algunos casos, a realizar acciones correctivas dirigidas a cambiar los comportamientos de los estudiantes. Sin embargo, en la mayor parte de las ocasiones los maestros son sancionados, acusados e inclusive amenazados por tomar este tipo de decisiones.
Para efectuar una acción correctiva que no haga que un docente "se meta en problemas", se debe seguir un procedimiento cuidadoso y muy detallado, el incumplimiento de algún paso implica que dicha acción puede ser apelada y revocada.
A continuación algunos consejos para aplicar acciones correctivas:
  1. Lo más importante es que si se toma la decisión de aplicar una acción correctiva sea porque se han realizado acciones diversas con el fin de que el estudiante cambie de actitudes, según el Reglamento de Evaluación de los aprendizajes, la acción correctiva, tiene una finalidad formativa. "Además, esta acción debe atender los intereses superiores del estudiante, respetar sus derechos individuales, estar acorde con la falta cometida y debe procurar un cambio positivo en su comportamiento social."
  2. Deben existir pruebas, ya sea documentales, testimoniales o de otro tipo que comprueben que el estudiante cometió una falta.
  3. El docente guía con la colaboración del Orientador (si hubiese uno en la Institución), deben realizar una investigación para verificar los hechos. Esta investigación tiene un tiempo límite de 10 días hábiles. Con esta investigación se debe abrir un expediente administrativo del estudiante.
  4. La falta realizada debe estar tipificada, ya sea dentro del Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes, o del Reglamento Interno Institucional. Si la falta no está tipificada dentro de estos reglamentos, no se podrá realizar ninguna acción correctiva.
  5. Una vez que se tenga toda la investigación realizada se definirán las acciones correctivas que se van a tomar.
  6. Posterior a lo anterior, el docente deberá informar a los padres o encargados del alumno sobre los hechos sucedidos, las posibles acciones correctivas y el derecho que tienen a la defensa, con el respectivo acceso al expediente Administrativo.
  7. Los padres o encargados tendrán un máximo de tres días hábiles para ejercer su derecho a la defensa y aportar pruebas, que comprueben la inocencia del estudiante. Si no existen pruebas de descargo en el plazo previsto, el docente procederá a aplicar las acciones correctivas pertinentes, no sin antes informar a los padres de la decisión final.
  8. En caso de que hubiere descargo, el docente analizará las pruebas y si considera que tienen fundamento entonces procederá a desestimar la acción correctiva o modificarla.
  9. En cualquiera de los casos, sea que se proceda con la acción correctiva o no, el padre de familia o encargado deberá ser informado de la decisión final, y este podrá apelar dicha resolución ante el Director(a), dentro de los tres días hábiles posteriores a la entrega de la misma.
  10. Si existe una apelación, la acción correctiva no podrá ser ejecutada hasta que exista una resolución.

Existen muchos docentes que han cumplido todos estos requisitos y aún así algunos Directores han revocado dichas acciones, en la mayoría de los casos se da por un posible miedo a sanciones o demandas mayores, sin embargo si el docente tiene un claro conocimiento de la ley y su aplicación no debe temer en aplicar las acciones necesarias para que mejore la disciplina Institucional.

Por otro lado es importante, antes de tomar una decisión de este tipo, realizar un análisis de la situación económica, social, médica y familiar del estudiante. Por lo general los estudiantes que incumplen con las normas, que son violentos, irrespetuosos, entre otros, es porque provienen de hogares conflictivos.

Es trascendental evitar castigar "doble" a estos estudiantes, se deben buscar otras soluciones que permitan que estos jóvenes establezcan mejores relaciones sociales.

Desarrollar talleres de arte, deporte entre otros, permiten mejorar las relaciones y la autoestima de los jóvenes y por ende disminuir los niveles de violencia. También, si es necesario buscarles ayuda médica o psicológica.

La última decisión que debe tomar el docente, debe ser la aplicación de una acción correctiva, especialmente las que implican interrupción del proceso educativo.

No hay comentarios: